Los altos cargos del Govern serán cesados por el Gobierno, si no respetan la legalidad

El Gobierno quiere que los 180 altos cargos del Govern continúen en sus puestos.

Dentro de los planes del Ejecutivo para el próximo sábado esta previsto cesar a Carles Puigdemont, a Oriol Junqueras y a los demás consejeros catalanes. Este cese no afectaría a los 180 altos cargos del Govern y a los responsables de las empresas públicas que lleven la gestión ordinaria de la Administración autonómica, siempre que actúen dentro del marco de la legalidad. En el caso de que estos no respeten el marco de la legalidad, el Gobierno también tiene previsto su cese en el Consejo de Ministros. No obstante la misión no será nada sencilla para el Ejecutivo.

Según fuentes del Gobierno, el deseo es que haya un relevo natural en los puestos de dirección de la Administración catalana. Por la cabeza del Gobierno pasa que los consejeros sean sustituidos por la segunda o tercera persona de cada uno de los departamentos:

“Solo les vamos a pedir que sean profesionales y que sigan con su trabajo de mantener en funcionamiento su consejería para seguir prestando servicios a los ciudadanos”.

En el organigrama ideal planteado por Mariano Rajoy a sus ministros una vez que el Senado apruebe el relevo del Govern, la Administración de Cataluña no debería detenerse:

“Si alguien cree que desde Madrid se van a dictar órdenes para que las consejerías de Educación, Sanidad o Justicia introduzcan cambios en su quehacer diario parte de un error de base profundo”.

Los altos cargos del Govern serán cesados por el Gobierno, si no respetan la legalidad

Dentro de ese plan esta programado que se continúen realizando los servicios sociales, y que los hospitales y los juicios en los juzgados funcionen con total normalidad. Además se hace una referencia a la Consejería de Educación para mandar un mensaje de lo que no se va a hacer; “No se van a dar más clases de castellano en los colegios, ni se va a estudiar la Historia con otros contenidos”. La orden de Rajoy es que este proceso se realice en el menor tiempo posible hasta que se celebren las elecciones autonómicas. A partir de ahí un nuevo Gobierno tomaría posesión de acuerdo con la mayoría que consiga, establecido ya dentro del orden constitucional.

Las relaciones cordiales entre altos cargos de la Administración catalana y los ministros de Mariano Rajoy, han permitido mantener conversaciones entre ellos a pesar del caos vivido en las últimas semanas. Esas conversaciones continuaran durante esta semana, y a través de ellas se valorará que puede ocurrir a partir de este sábado cuando Puigdemont y el resto del Govern sean cesados. La gran pregunta es saber si esos altos cargos de la Generalitat seguirán siendo solidarios a sus jefes. Al respecto de todo esto, un ministro del Gobierno comentaba lo siguiente:

“Algunos pueden sentir que traicionan a sus superiores, que han sido cesados por defender la independencia de Cataluña”.

El Gobierno esta convencido de que se producirá un gran impacto emocional, y que muchos de esos altos cargos tendrán una papeleta muy dura al aceptar la responsabilidad de relevar a los consejeros que les nombraron.

Deja tu comentario