Guerra interior entre lo miembros del Govern por la Declaración unilateral de Independencia

Tras la reunión celebrada anoche en el Palau de la Generalitat, Carles Puigdemont afirma encontrarse en un callejón sin salida.

Tras cerrar la puerta a un debate en el Senado con Mariano Rajoy, Carles Puigdemont ha admitido ante algunos interlocutores encontrarse en un callejón sin salida. Al negarse a debatir con el Gobierno central y a una posible convocatoria de unas elecciones autonómicas, la decisión le empuja hacia la DUI (Declaración unilateral de Independencia). No obstante, Puigdemont es consciente de que si declara la DUI se carga el relato del soberanismo como movimiento democrático, y carga de razones la aplicación del artículo 155 de la Constitución para lograr intervenir el autogobieno de Cataluña.

En la reunión de ayer celebrada en el Palau de la Generalitat, que comenzó sobre las 19.00 horas y finalizó sobre las dos de la madrugada, estuvieron presentes Carles Puigdemont, las cúpulas del PDECat y ERC, el ex-presidente Artur Mas, entidades independentistas y de municipios y los asesores de cabecera Xavier Vendrell y Oriol Soler. En ella el President de la Generalitat solicitó a todos los presentes debatir sobre las inquietudes, las dudas y las reflexiones que se están viviendo en el momento más crítico del independentismo.

Govern catalán

Con el paso de las horas la respuesta se inclinaba cada vez más hacia la DUI, aunque no se habló de que fuera votada abiertamente en el Parlament. El debate ya de noche con la CUP y Junts pel Sí inclinaba la balanza y reforzaba las dudas del president, sobre la conveniencia de asistir al debate con el Gobierno en el Senado. Con el Govern dividido y algunas dimisiones en el horizonte, Puigdemont continuó escuchando a los líderes de los partidos independentistas, además de a la alcaldesa de l’Hospitalet, Núria Marín y al ex-presidente José Montilla, pero ya no parecía haber marcha atrás.

La tensión que se vivía se trasladó al Parlament. La mayoría independentista en la Mesa se encontraba dividida, mientras Carme Forcadell y los miembros del PDECat avisaban que una votación podría implicar querellas por rebelión, que podrían implicar condenas de hasta 30 años. Si se realiza una votación para una declaración de independencia, Xavier Muro, secretario general apercibido por el Alto Tribunal, podría dimitir de su puesto en la tribuna. El pleno arranca esta tarde a partir de las 17.00 horas, a petición Xavier García-Albiol (senador del PP), mientras que las resoluciones que se tomen no se conocerán hasta mañana.

Deja tu comentario