Una joven madre pide ayuda porque su hijo no puede parar de comer

tayla y frankie
Tayla y el pequeño Frankie

Se trata del síndrome Prader-Willi, una extraña enfermedad que impide sentirse lleno. El pequeño Frankie Udall, de Essex, Reino Unido, lucha todos los días contra esta enfermedad. Pero sobre todo su joven madre

Tayla, la joven madre de Frankie Udall de 21 años, ha narrado la terrible pesadilla en la que se han convertido sus vidas. Se trata del síndrome Prader-Willi, la extraña enfermedad que afecta a su hijo de 4 años, que hace que siempre tenga hambre y que nunca se sacie. La joven sabe que debe hacer que su hijo pare de comer, por el bien de su salud, pero debe enfrentarse a gritos, pataletas y el sentimiento de pensar que no está alimentando a su hijo.

Es lo peor que puede sentir una madre. Es como si estuviera matando de hambre a mi propio hijo. Cuando tu hijo llora quieres alimentarle. No hacerlo va contra todo instinto“, aseguraba angustiada al medio ‘The Sun‘. La mayoría de las personas que sufren este síndrome son gente obesa que no pueden controlar la sensación de hambre y, por consiguiente, no pueden parar de comer.

Cuando a Frankie le da un ‘ataque de hambre‘, la madre debe enfrentarse a su reacción, el pequeño arremete contra ella y su hermano menor, de tan sólo 2 años. Tanto es así que han tenido que poner una puerta en la escalera para impedir que pueda acceder a la cocina y por tanto, a la comida. El comienzo de la rutina escolar, así como el horario del comedor, ha ayudado a que el pequeño entienda que las comidas deben tener unas horas y unas determinadas porciones.

Tayla asegura que Frankie siempre tiene preparados dos snacks después de desayunar, y almuerza a media mañana. A las cuatro de la tarde debe cenar para que no tenga una de sus obsesivas recaídas. Si esto ocurriera, Frankie podría llegar a buscar comida por cualquier parte. Según la madre, el pequeño ha llegado a coger comida del cubo de la basura, sin importarle que lo que se llevaba a la boca eran desperdicios.

Frankie Udall en uno de sus ‘ataques de hambre’, fotografiados por su madre, Tayla

Deja tu comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here