Uber ante una demanda colectiva por agresiones sexuales de conductores a pasajeras

Las víctimas alegan que Uber ha permitido que personas peligrosas “accedan a víctimas vulnerables”.

Las agresiones sexuales cometidas por los conductores de la plataforma de transporte estadounidense Uber a las pasajeras, han situado a esta empresa ante una denuncia colectiva. En la jornada de ayer martes, dos pasajeras de la compañía interpusieron una demanda alegando ser víctimas de los conductores. Ambas denunciaron a Uber en el distrito norte de California, en nombre de las mujeres que han sido sometidas a “violación, agresión sexual, violencia física o acoso motivado por género” por los conductores de esta compañía, en los cuatro últimos años.

En la demanda recogida en el blog de noticias Mashable, se establece lo siguiente:

“A tenor de la magnitud del número de pasajeras que han vivido acoso sexual y violencia de género, Uber debería haber hecho cambios drásticos en la manera en que revisa y controla a los conductores, así como avances en medidas de seguridad en su app y en los vehículos”.

Uber ante una demanda colectiva colectiva por agresiones sexuales de conductores a pasajeras

Las denunciantes, además de la compensación económica por las agresiones sexuales, solicitan al juez que la compañía Uber establezcan un sistema en el que se verifique de una forma más estricta los antecedentes de los conductores. Según informa el medio citado, una de las denunciantes fue agredida sexualmente después de quedarse dormida en el asiento trasero del coche, mientras que la otra mujer fue violada en su apartamento por el conductor. En este último caso el conductor fue detenido y a la víctima se le reembolso el precio del trayecto valorado en 10 dólares.

La abogada de las dos víctimas que presentaron la denuncia, Jeanne M. Christensen, comentó en la jornada de ayer martes que según la demanda presentada contra Uber, su “modelo de beneficios por encima de seguridad ha provocado que incontables números de pasajeras paguen el precio de la vergonzosa incapacidad para actuar” de la empresa.

Deja tu comentario