Condenados a 130 años por el peor caso registrado de negligencia y maltrato a sus hijas gemelas

Aislyn Miller y Kevin Fowler, de 24 y 25 años, fueron condenados este lunes por las autoridades de Oklahoma a 130 años de prisión, por el peor caso de negligencia infantil y maltrato jamás registrado en EEUU

Una joven pareja norteamericana formada por Aislyn Miller y Kevin Fowler, de 24 y 25 años de edad, fue condenada este mismo lunes a 130 años de prisión, por el que ya se considera el caso más grave de negligencia infantil y maltrato jamás registrado en Estados Unidos. Las víctima fueron sus dos hijas gemelas de tan sólo 9 meses, que cuando fueron descubiertas en diciembre del año pasado, pesaban sólo 4 kilos cada una.

El juez que instruyó su caso en el condado de Oklahoma, William Musseman, aseveró durante su alegato final, que había sido el caso más ‘difícil‘ y ‘atroz‘ que había llegado a sus manos. Según relata el medio ‘Tulsa World‘, el Tribunal afirmó este lunes algo que dejaba a los presentes con la sangre helada: “Sus hijas estaban a las puertas de la muerte“.

Cuando los médicos de urgencias llamaron a la policía al descubrir el estado de ambas niñas, los agentes no dieron crédito a lo que vieron sus ojos: La casa era pequeña, pero lo peor estaba por venir, las paredes estaban manchadas de excrementos, y todo se encontraba en un estado nauseabundo, sobre todo donde dormían las niñas.

El hallazgo de los médicos fue aún más macabro e inhumano: las niñas se encontraban en un estado lamentable de salud. Con 9 meses tan sólo pesaban 4 kilos, tenías úlceras provocadas por los pañales, además de múltiples arañazos por el cuerpo. Una de las niñas tenías un mechón de pelo anudado a su dedo y otra tenía heces en una de sus orejas.

Mientras los médicos hacían un reconocimiento exhaustivo a las gemelas, un de los facultativos se quedó de piedra cuando vio como un gusano que salía de la vagina de una de las niñas. La descripción de los médicos al ver a las niñas, da una idea de como era la situación de las pequeñas: “Las niñas parecían esqueletos“.

Los padres, tras ser detenidos, tan sólo pusieron de excusa que no podían atender a las niñas porque trabajaban muchas horas. Además, aseguraron que poseían un seguro médico limitado por lo que no pudieron buscarle ayuda a sus hijas.

Aislyn Miller y Kevin Fowler_2
Aislyn Miller y Kevin Fowler, condenados a 130 años de prisión

Deja tu comentario