Condenada a 3 años de prisión por no llevar a su hijo al médico

El hijo de Tamara Lovett, Ryan de 7 años, moría tras sufrir de una faringitis aguda

Tamara Lovett, de 48 años, de Calgary, Canadá, ha sido condenada a 3 años ya que un tribunal la ha declarado culpable de negligencia por la muerte de su hijo Ryan Lovett de 7 años. La madre conocía la sentencia este mismo sábado, de la mano del jueza Kristine Eidsvik, quien aseveró: “Ryan sufrió terriblemente por su inacción. Padeció una muerte innecesaria e insoportable“.

Según los informes médicos, Ryan estuvo postrado en cama durante 10 días en el mes de marzo de 2013, debido a una faringitis estreptocócica, que se agravó causando sepsis y que afectó a múltiples órganos. Tamara, durante estos 10 días, sólo le administró a Ryan té de diente de león y aceite de orégano, para tratar lo que ella pensaba que era una simple gripe.

Ryan, moría a los 10 días de estar en cama como resultado de un fallo multiorgánico. Presentaba los ganglios linfáticos extremadamente inflamados, orejas en carne viva, y ojos amarillos.

Tamara Lovett, durante el juicio, admitía su culpa y aseguraba que en ningún momento pensó que tenía algo tan grave, siempre creyó que lo que padecía su hijo era un proceso gripal. Según aseguraba la jueza: “Su remordimiento es real, pero perdió ‘el juego’ con la vida de Ryan al tratarlo y no buscar ayuda médica“.

La mujer no expresaba ninguna emoción al oír la sentencia el pasado viernes, al ser condenada a 3 años de prisión por la negligencia que causó la muerte de su hijo Ryan. Las palabras de la jueza fueron claras y contundentes al leer el fallo: “Cada órgano interno se vio afectado. Tuvo una infección masiva que, en un principio, podría haber sido tratada con unos simples antibióticos. Su negativa a llevarlo a un médico le causó la muerte“.

Deja tu comentario