Golpea contra la pared a un niño de 11 años y le deja con collarín, por arrancar un cartel independentista

El niño quedó estado de shock, con fuertes dolores cervicales, un collarín en el cuello y sufre pesadillas.

Un niño de 11 años de edad que iba acompañada con su hermana de 14 años por Balsareny, municipio situado en la comarca del Bages (Barcelona), fue víctima de una agresión cometida por un adulto cuando la hermana del menor arrancó de una pared un cartel independentista. Los hechos ocurridos el pasado 21 de octubre, se desencadenaron cuando la menor de 14 años daba un paseo con su amiga y su hermano. Mientras caminaban la menor decidió arrancar de una pared un cartel en el que se defendía la independencia de Cataluña.

En ese momento un individuo se acercó a los menores para reprender a la niña, algo que no gustó a la menor quien acto seguido le respondió. El hombre se enfadó y levantó la mano a la niña, según relataba el padre de los dos menores. Al ver que este individuo amenazaba con agredir a su hermana, el menor de 11 años le gritó “¡No la toques!”. El hombre reaccionó cogiendo al menor por el cuello, y lo empotró contra la pared durante unos minutos. Como consecuencia del impacto contra la pared, el niño quedó estado de shock, con fuertes dolores cervicales, un collarín en el cuello y pesadillas desde la fecha en que ocurrió todo.

Agrede a un niño de 11 años y le dejan con collarín, por arrancar un cartel independentista

Ante la impotencia que sintió en ese momento, el menor comentó a su padre lo siguiente; “Papá, yo intenté defenderme pero era mucho más grande que yo”. Según reflejó el padre, en ese momento “recibimos una llamada de la niña, estaba muy asustada. No dejaba de gritar que estaban pegando a su hermano”. Cuando se desplazaron hasta el lugar donde se encontraban los menores, el individuo ya se había marchado. La pareja del padre indicó que en aquel momento se dirigieron a la casa del presunto agresor, ya que “esto es un pueblo pequeño y nos conocemos todos”.

Al llegar al domicilio del supuesto agresor solo se encontraban en el sus familiares. La pareja del padre afirmaba que “el yerno se disculpó varias veces, pero él no se ha dignado ni a pedirnos perdón por lo que hizo”. Al menor le han quedado secuelas por la agresión, ya que “ahora el niño duerme mal, tiene pesadillas y ansiedad”. El caso esta en manos del juzgado, que se ocupará de decidir la gravedad de los hechos y las consecuencias para el agresor.

Deja tu comentario