Libertad bajo fianza para 6 exconsellers, pero no para Junqueras, los Jordi y Forn

Una vez pagada la fianza, los exconsellers deberán acudir una vez a la semana al TSJ de Cataluña, tendrán prohibido abandonar el país y se les retira el pasaporte.

Pablo Llarena, juez del Tribunal Supremo, ha decidido en la mañana de este lunes mantener en prisión a Oriol Junqueras, Joaquim Forn, Jordi Sanchez (Presidente de ANC) y Jordi Cuixart (Presidente de Omnium Cultural). El instructor de la Sala Segunda del Supremo, ha dictado también que los exconsellers Carles Mundó, Dolors Bassa, Josep Rull, Jordi Turul, Meritxell Borrás y Raul Romeva quedaran en libertad después de pagar una fianza de 100.000 euros. Una vez que hayan depositado la fianza, los exconsellers deberán acudir una vez a la semana al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña o tribunal de su conveniencia, tendrán la prohibición de abandonar el país y se les retira el pasaporte.

En el caso de que los exconsellers liberados intenten incumplir alguna de estas obligaciones, regresarían inmediatamente a prisión. Aunque el juez considera que no existe riesgo de fuga, si cree que podía existir una reiteración de delitos por parte de las cuatro personas que aún están en prisión. Llarena descarta esa posibilidad de fuga, y considera que la situación tanto de los exconsellers como la de los Jordi es muy parecida a la de los miembros de la Mesa del Parlament.

En cuanto a una posible reiteración de delitos, el magistrado diferencia el comportamiento de los miembros de la Mesa del Parlament, que solo se dedicaron a desatender las decisiones judiciales dictadas, y los diez querellados, a los que el juez aprecia un juicio razonable de riesgo de reiteración de delitos.

Libertad bajo fianza para 6 exconsellers, pero no para Junqueras, los Jordi y Forn

En el caso de Oriol Junqueras, Joaquin Forn, Jordi Sanchez y Jordi Cuixart, el juez Llarena cree que sus contribuciones “están vinculadas de forma directa a una explosión violenta, que si se repite, no deja margen de corrección o satisfacción a quienes se vean alcanzados por ella”. Un ejemplo de esto fue el asedio realizado por decenas de miles de personas a una comisión judicial encargada del Registro de la Consellería catalana de Economía en Barcelona. Según el juez Llarena, en el caso de estos cuatro el riesgo de reiteración delictiva “refleja la posibilidad de que puedan repetirse actos graves, con unas consecuencias inmediatas e irreparables para la comunidad”.

El magistrado ha querido dejar claro que el peligro no desparece con la afirmación de que no continuaran adelante con su estrategia de actuación, y con la determinación judicial de evaluar sus situaciones personales si esa afirmación es falsa. El magistrado exige constatar que la posibilidad de nuevos ataques desaparezca, o que se vaya confirmando progresivamente que el cambio de voluntad es verdadero y real.

Deja tu comentario