Misterio por la aparición de pies mutilados encontrados en las costas de varios pueblos

El último pie apareció recientemente en la Isla de Vancouver, y fue encontrado por un joven que paseaba junto a su perro por la orilla de la playa.

En los últimos diez años, un aire de misterio rodea la aparición de pies mutilados en algunas costas ubicadas en Canadá y Estados Unidos.

Hasta el momento son 18 los pies encontrados, el último en las costas de un pueblo canadiense que hace frontera con el norte de Estados Unidos. El hallazgo de un nuevo pie mutilado ha vuelto a despertar el misterio que rodea desde hace varios años a este tipo de apariciones. Las extremidades encontradas en estos años fueron localizadas en la costa de British Columbia (Canadá), y en la capital del estado norteamericano, Washington.

Sin embargo, según la cadena CNN, la localización de la última extremidad encontrada fue en la Isla de Vancouver, del lado canadiense. El pie en estado de descomposición – que aún estaba dentro de una zapatilla marca New Balance – fue localizada por un joven,
que paseaba junto a su perro por la orilla de la playa Jordan River. Así relataba el portavoz del servicio de Policía de British Columbia, Andy Watson, los resultados del primer análisis sobre la extremidad encontrada:

“Nuestro más temprano análisis sugiere que son restos humanos, pero haremos más investigaciones y comprobaciones en las próximas semanas”.

Misterio por la aparición de pies mutilados

Watson indicó además que las otras extremidades encontradas a lo largo de la última década correspondían a seres humanos, pero nunca se consiguió averiguar como llegaron allí. Ocho de esas extremidades fueron finalmente identificadas, certificando además que correspondían a seis personas diferentes. Por el momento la Policía Montada de Canadá intentará descubrir la identidad de la persona a la que pertenecía este último pie encontrado, y averiguar las causas de su muerte.

Para ello buscarán en los archivos de las personas reportadas como perdidas en las últimas semanas o meses, para establecer si se trataba de alguno de ellos. Con seguridad, aunque sin explicar por qué, Watson sostuvo que “no hay razón para creer que los casos estaban conectados entre ellos”. A la pregunta realizada por la prensa respecto a la razón por la cual los pies aparecían en el mismo lugar, el portavoz policial no supo o quiso contestar; “No puedo hablar”.

Deja tu comentario