Sospechosa caída al vacío de un joven desde un cuarto piso de okupas

Los investigadores, que tienen abiertas varias líneas de investigación, descartan la hipótesis del intento de suicidio.

Un extraño suceso registrado en un edificio de okupas ubicado en la calle Sant Rafel de Palma (Baleares), esta siendo investigado por el Cuerpo Nacional de Policía.

Sobre la una de la madrugada del domingo los servicios de emergencia fueron alertados por un grupo de vecinos, quienes informaron de la caída de un joven desde la ventana de un cuarto piso.

El joven herido quedó encima de un coche estacionado en la vía pública. Tras el aviso se desplazaron inmediatamente hasta el lugar del suceso miembros de la Policía Local de Palma, Cuerpo Nacional de Policía y varias ambulancias medicalizadas del Servei d’Atenció Mèdica Urgent (SAMU-061).

Después de marcar un perímetro y acordonar la zona, los agentes de la policía se prepararon para bajar al herido del techo del coche y que fuera atendido por los médicos. Pero en ese momento y de forma sorprendente se asomó por la ventana la novia del joven, quien amenazó a todos con saltar al vacío. Mientras intentaban convencer a la chica para que no cometiera ninguna locura, varios policías lograron acceder al interior del inmueble rompiendo candados y puertas, para finalmente inmovilizar a la joven. Los hechos ocurridos en ese momento se vivieron con tensión, dramatismo y muchos nervios.

Misteriosa caída al vacío de un joven desde un cuarto piso de okupas

Los médicos desplazados hasta el lugar tuvieron que administrar a la chica varios calmantes, debido al grado de excitación y violencia extrema que tenía en ese momento. La joven fue finalmente trasladada a un hospital por orden de los médicos desplazados hasta el lugar. El estado de nerviosismo vivido por los presentes no terminó ahí, ya que mientras el joven que había caído al vacío era atendido por los médicos, un compañero de la pareja también tuvo que ser tratado al presentar un cuadro de ansiedad, desorientación y nerviosismo.

En esta ocasión, todo hace pensar que el joven se encontraba bajo los efectos de algún tipo de sustancia estupefaciente. Por el momento los investigadores que llevan el caso, que tienen abiertas varias líneas de investigación, descartan la hipótesis del suicidio. Varios de los testigos presenciales comentaron a la policía que minutos antes del suceso, el joven tuvo un comportamiento extraño, violento y preocupante.

Deja tu comentario