Ritual satánico los lleva a la muerte en un paraíso griego durante la Navidad

Una joven pareja realiza un ritual oscuro el pasado día de Navidad, que finaliza en un suicidio de ambos en la isla griega de Cefalonia.

Una pareja de turistas fue encontrada muerte en la isla griega de Cefalonia, tras realizar un ritual satánico en el día de Navidad. La pareja estaba formada por una joven búlgara y su novio alemán, y su historia acabó en un trágico final envuelto en cuchillos, velas y un mar de sangre. La joven había desparecido de su pueblo 6 meses antes, y mientras sus familiares la buscaban con desesperación, ella se encontraba en Alemania. Luego su pareja viajó con ella hasta la isla griega de Cefalonia, ubicada en pleno mar Jónico.

Lilia Botuseva, búlgara de 23 años, y su novio alemán de 30 – cuyo nombre no fue revelado – alquilaron una habitación en la localidad de Vlachata, una villa para ir de vacaciones en la citada isla. Según las declaraciones de los vecinos de la localidad a los medios locales, ambos salían poco de la habitación que habían alquilado. Según las evidencias encontradas en la habitación, el día de Navidad por la noche Lilia Botuseva se atravesó el cuerpo con una espada y su novio se acuchilló en la bañera del baño después de llenarla de agua.

Ritual satánico los lleva a la muerte en un paraíso griego durante la Navidad
Lilia Botuseva de 23 años víctima del ritual, en imágenes de su cuenta de Facebook.

Cuando el dueño de la casa de huéspedes se presentó el pasado 31 de diciembre, alertado por la falta de pago y las denuncias de malos olores, los cuerpos llevaban varios días muertos. En declaraciones realizadas al Daily Mail por parte la oficial Angeliki Tsiola, la hipótesis que se baraja es que los turistas se quitaron la vida en medio de un ritual oscuro, ya que en la habitación fueron localizados los restos de grandes velas y un pentagrama satánico.

Según lo informes, Botuseva había desaparecido el 8 de junio de 2017 en su país, y los familiares iniciaron en las redes sociales de forma desesperada una búsqueda para localizarla. Las primeras pistas les llevaron hasta la ciudad alemana de Erfurt, pero Botuseva ya se había ido del lugar en un coche que su novio había alquilado. Esa fue la última oportunidad que tuvieron los familiares de poder salvarla, ya que luego perdieron completamente el rastro hasta que se conoció su terrible final.

Deja tu comentario