Un preso que había sido dado por muerto, ‘resucita’ cuando se le iba a hacer la autopsia

Cuando se le iba a realizar la autopsia, comprobaron que el cuerpo se movía y además emitía ronquidos.

Después de que su muerte fuera certificada por tres médicos, Gonzalo Montoya Jiménez, un preso ubicado en una cárcel en Asturias, revivió pocas horas después en la mesa de la morgue. Cuando el forense se disponía a realizar la autopsia de Montoya Jiménez, se llevó una gran sorpresa al comprobar como se movía y roncaba. El preso había sufrido en la noche del pasado sábado una indisposición, y cuando los funcionarios hacían el recuento de las ocho de la mañana notaron que el preso no daba ninguna señal de vida.

El médico que había estado de guardia por la noche y el médico del turno de mañana examinaron el presunto cadáver, al parecer no le encontraron el pulso y certificaron el fallecimiento del preso. La comisión judicial acudió hasta el centro penitenciario, y una tercera médico, esta vez forense, también certificó la muerte de Gonzalo Montoya Jiménez.

Luego se llevó a cabo el levantamiento del cuerpo en presencia de agentes de la Guardia Civil. Fue introducido por el personal de la funeraria en una bolsa para cadáveres y trasladado al Instituto de Medicina Legal de La Corredoria, en Oviedo, con el fin de practicar su autopsia. Por otro lado, desde la dirección de la cárcel se informó a los familiares de su fallecimiento.

Preso que había sido dado por muerto, 'resucita' cuando se le iba a hacer la autopsia

La sorpresa mayúscula ocurrió cuando el cuerpo del preso llegó hasta la morgue. Allí los operarios de la funeraria y el auxiliar de autopsias (la forense aún no había llegado al Instituto de Medicina Legal), comprobaron que el cuerpo se movía en el sudario, y que además emitía ronquidos. Gonzalo Montoya no estaba muerto, por lo que se avisó al SAMU, para llevarlo al HUCA. Su estado en ese momento era grave y quedó ingresado en Urgencias.

El suceso ha causado un gran estupor entre los funcionarios de la prisión, y también en el personal del Instituto de Medicina Legal y el Hospital Universitario Central de Asturias. Por otro lado, cuando la familia de Gonzalo Montoya Jiménez se enteró que aún estaba vivo, se mostraron indignados con lo que había ocurrido. Montoya Jiménez se esta recuperando bastante bien desde su ingreso, para sorpresa de todos, y esta siendo custodiado por la Guardia Civil.

Deja tu comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here