Una desgarradora carta de una joven antes de morir se convierte en una lección de vida: “Tengo 27 años y no quiero irme”

Holly Butcher de tan sólo 27 años, fallecía a causa de un cáncer el pasado 3 de enero. Pero antes compartió un trocito de su corazón con todo el mundo: una inspiradora carta en la que nos daba una lección de cómo debemos vivir la vida

Holly Butcher tenía sólo 26 años cuando le diagnosticaron Sarcoma de Ewing, un tipo de cáncer que afecta a los huesos. Su familia compartió una carta que Holly había escrito antes de morir. En ella la joven ponía toda su alma para brindarnos los mejores consejos para vivir la vida al minutos y a cada momento, disfrutando de cada detalle.

Es algo extraño aceptar tu mortalidad y darse cuenta de ello cuando tienes 26 años. Es sólo una de esas cosas que ignoras. Los días van pasando y esperas que sigan pasando, hasta que ocurre lo que no esperas. Siempre me imaginé envejeciendo, con el pelo gris y con la piel arrugada, probablemente debido a una hermosa familia con muchos niños alrededor, que planeé con el amor de mi vida. Lo quiero tanto que duele

Holly, como casi las todas la jóvenes veinteañeras, soñaba con pasar por el altar, casarse, tener hijos.. pero nunca pensó que una terrible enfermedad acabaría con sus sueños. Aún así siguió adelante con su vida, dejando una gran estela de alegría a su paso.

Holly Butcher
Holly Butcher, en una de las fotos de su Facebook

Tengo 27 ahora y no quiero irme. Me encanta mi vida. Soy feliz. Se lo debo a mis seres queridos. Pero no tengo el control en mis manos“. Los meses que pasó enferma tuvo tiempo para reflexionar sobre la vida y la muerte, sobre lo que es realmente importante y lo tenía muy claro:

Sólo quiero que la gente deje de preocuparse tanto por las pequeñas e insignificantes tensiones de la vida y que traten de recordar que todos tenemos el mismo destino después de todo. Así que haz lo que puedas para que haya merecido la pena vivir tu vida de una manera digna, dejando atrás las tonterías“.

La joven explica en su última carta, que deberíamos agradecer ese bache que tenemos en la vida, y superarlo, ya que hay otras personas que se enfrentan a problemas muchos más difíciles: “Deja que todo se vaya. Te juro que no pensarás en esas cosas cuando te toque el turno de irte. Es insignificante si observas la vida como un todo“.

Otro de los consejos es que aprovechemos y valoremos el tiempo que tenemos. Deberíamos compartir el tiempo con amigos, familiares, abrazar a nuestro perro, o simplemente invertir el dinero en vivir nuevas experiencias y dejar las cosas materiales a un lado. en cuanto a las nuevas tecnologías, Holly no era muy partidaria de los móviles: “La vida no está destinada a ser vivida a través de una pantalla ni tampoco a través de una foto planeada y perfecta

Si eres de los que siempre te estás quejando por tu trabajo, Holly también tiene un sabio consejo para ti: “Debes estar agradecido por poder realizar dicho trabajo, No sólo el físico es importante. También debemos trabajar igual de duro para encontrar la felicidad mental, emocional y espiritual. Pero nunca te obsesiones, ¡Trabaja para vivir, no vivas para trabajar!

La joven finalizaba su emotiva carta pidiéndonos ungían favor: “Una buena acción para la humanidad, donar sangre“. Según aseguraba Holly, a ella las transfusiones de sangre le permitieron vivir durante un año, en el que tuvo algunos de los mejores momentos de su vida.

Holly Butcher

Deja tu comentario