Un selfie con su amiga antes de asesinarla muestra un detalle que la delató a la policía

Cheyenne Rose Antoine, de 21 años, se declaraba culpable del asesinato de su amiga, Brittney Gargol, de 18, tras una discusión en 2015

Este lunes, Cheyenne Rose Antoine, de 21 años se declaraba culpable del asesinato de su amiga Brittney Gargol de 18, durante una discusión ocurrida en Saskatchewan, Canadá. La Policía encontraba el cuerpo de Brittney, muy cerca de un vertedero de Saskatoon, con claros signos de haber sido estrangulada. Al lado del cadáver de la joven, se encontró un cinturón que resultó ser clave para la investigación policial.

Cheyenne se convertía rapidamente en la sospechosa numero 1 de la policía cuando, tan sólo horas antes de que apareciera el cadáver de la joven, subía una foto a Facebook de un selfie con Brittney. En esta instantánea, las dos chicas aparecían sonrientes y preparadas para una salida nocturna, pero algo llama la atención de la policía, el cinturón de Cheyenne es el mismo que han encontrado en la escena del crimen, el caso está casi resuelto.

Durante el juicio, Cheyenne nunca negó su culpabilidad, es más, se mostró arrepentida en todo momento. “Nunca voy a perdonarme.. Nada lo que diga o haga la traerá de vuelta. Lo siento tanto.. No debería haber sucedido nunca“. Aseguraba la detenida en un comunicado a través de su abogado.

Según ha confesado durante el juicio, la dos salieron y se habían emborrachado. Tras una discusión, algo sucedió entre ambas pero no recuerda los detalles exactos. Relató que la noche del asesinato fue a casa de un amigo y le contó que había golpeado y estrangulado a Brittney.

Cheyenne Rose Antoine, ha sido declarada culpable de homicidio y deberá cumplir  7 años más de cárcel.

Cheyenne Rose (izquierda y centro) y Brittney Gargol (derecha)

Deja tu comentario