Así logró escapar la chica de la ‘casa de los horrores’ para denunciar a sus padres

La menor de 17 años que escapó de la ‘casa de los horrores’ en Perris, California, confesaba cómo fue sus última horas en el infierno que sus propios padres habían creado para ella y sus 12 hermanos

Nadie sospechaba que la vivienda unifamiliar ubicada en el número 160 de Muir Wood Road, en Perris, Califormia, era el cobijo para el infierno creado por David y Louise Turpin. Estos “padres” habían creado un verdadero infierno en el que torturaban y maltrataban de todas las maneras posibles a sus 12 hijos, decimos 12 porque según asegura el fiscal, el bebé de 2 años no presentaba indicios de haber sufrido maltrato alguno.

Fue un domingo, cuando una de sus hijas de 17 años decidía llevar a cabo algo que habría planeado durante nada menos que 2 años, así lo ha revelado la policía de California. Según lo que parece, la joven habría planeado su fuga con una de sus hermanas, pero a ésta le entró el pánico en el último momento y decidió quedarse.

A primera hora del domingo, decidió que no esperaría más, y se iría sola. Su plan era simple y muy claro: trepar hasta una ventana, a través de la cual se escabulliría fuera de la casa y se alejaría muy rápido, sin mirar atrás. Así lo hizo, según aseguró, no paró de correr hasta llegar a un teléfono desde el que llamó al 091. Cuando fue atendida por una operadora, la chica contó, casi sin respirar, lo que estaba pasando en su casa y en qué situación se encontraban sus hermanos.

casa turpin

Cuando la policía la recogió, se dieron cuenta que estaba aterrorizada, y no paraba de repetir a los agentes que si sus padres la descubrían “la matarían“. La policía incidió en que la chica, a pesar de ser una adolescente de 17 años, no aparentaba más de 10, debido a su deteriorado aspecto.

Los agentes cuando llegaron a la vivienda, encontraron, hambre, suciedad y aislamiento. Los hijos se los Turpin no habían conocido otra cosa que el maltrato y la depravación. Sólo los alimentaban una vez al día. Tan sólo se podían duchar una vez al año. Estaban tan aislados de todo que desconocían conceptos básicos de la vida, como qué era una medicina, o qué era un agente de policía.

Los Turpin se enfrentan a una posible condena de 94 años de cárcel por 12 cargos de tortura, seis de abuso infantil, seis de abuso a adultos dependientes y al menos uno de delito contra la libertad sexual. Los 13 hermanos se encuentran ingresados en el hospital recibiendo atención psicológica, psiquiátrica y médica. La comunidad norteamericana ya se ha volcado en el caso de los hermanos Turpin, y ya están donando ropa, juguetes para los más pequeños, y material de estudio, para cuando salgan del hospital.

TURPIN

Deja tu comentario