Los investigadores de ‘La casa de los Horrores’ podrían utilizar perros para averiguar si hubo otros niños que no lograron sobrevivir

También se podrían solicitar pruebas de ADN para confirmar que los 13 niños de los Turpin están emparentados

Mientras los 13 hijos del matrimonio formado por David Turpin, de 56 años, y Louise Turpin, de 49, continúan recuperándose en los hospitales, los detectives de homicidios están considerando enviar perros a la casa para averiguar si  hay restos de otros niños que pudieron no haber sobrevivido. Según el Crime Watch Daily, los detectives de Homicidios del Sheriff del Condado de Riverside, quieren asegurarse de que no haya cadáveres de algún menor. Además también podrían solicitar pruebas de ADN a los 13 hermanos Turpin, siete adultos y seis niños para confirmar que están emparentados, aunque esta información no ha sido confirmada por el Departamento del Sheriff.

Desde que los Turpin fueran arrestados a principios de esta semana, las autoridades confirmaron que los niños estaban confinados en la casa, encadenados a muebles, privados de comida y del uso del baño. Los 13 hermanos, quienes actualmente se restablecen poco a poco en hospitales locales, se enfrentan a un largo y duro camino hacia la recuperación total. Algunos de los niños estaban tan alejados del mundo en el que vivimos,  que no comprendían el concepto de un oficial de policía o de una medicina.

Los investigadores del caso de los Turpin podrían utilizar perros para averiguar si hubo otros niños que no sobrevivieron

En opinión de Patricia Costales, trabajadora social, terapeuta y directora ejecutiva de The Guidance Center, una organización sin fines de lucro con sede en Long Beach (California) que proporciona terapia de salud mental a miles de niños:

“Ni siquiera saber algo como eso realmente habla de lo increíblemente controlado que estaba su entorno. Van a experimentar un gran choque cultural, incluido el trauma que han sufrido. El más joven debería tener el camino más fácil hacia la recuperación, peo creo que con el tiempo todos podrán aprender a llevar una vida relativamente normal”.

En el caso de los menores de edad dijo que “sus cerebros aún se están adaptando, todavía se están formando, están desarrollando su comprensión del mundo”. Sobre los mayores de edad comentó que “alguien que ha experimentado estas cosas durante 20 años de su vida tendrá que aprender mucho sobre cómo son las relaciones, cómo es el mundo, cómo se supone que deben ser tratados”.

Los investigadores del caso de los Turpin podrían utilizar perros para averiguar si hubo otros niños que no sobrevivieron
Foto de familia de los Turpin subida a Facebook.

Por otro lado, Jessica Borelli, psicóloga clínica y profesora de psicología y comportamiento social de la Universidad de California, decía lo siguiente:

“Incluso separarse de sus padres, que ahora están encarcelados por torturas, abuso infantil y otros cargos, podría ser inquietante inicialmente para algunos de los niños. Cuando llegamos a este mundo, nuestras figuras paternales son nuestras principales fuentes de seguridad y protección, sin importar cuán abusivas sean. Ese impulso de estar de vuelta con las personas que se supone que deben mantenerte a salvo es increíblemente fuerte, y eso es lo que tiene que ser anulado para salir de una situación abusiva”.

David Turpin, de 56 años, y Louise Turpin, de 49, se han declarado inocentes de múltiples cargos de tortura, abuso infantil, abuso de adultos dependientes, y detención ilegal en el año 2010, cuando la familia se mudó a California desde las afueras de Fort Worth, Texas. David Turpin también se declaró inocente de realizar un acto lascivo con un niño menor de 14 años.

Deja tu comentario