Asesinan a ocho hombres en una vivienda mientras veían un partido de fútbol

Las autoridades han detenido a dos de los presuntos responsables, mientras se busca a un tercer implicado

Veinte familiares se habían reunido en una casa de Nuevo León (México) para ver un partido de fútbol entre el Tigres y el Pachuca, cuando en la vivienda irrumpió un comando que terminó asesinando a ocho hombres. Primero encerraron a las mujeres y niños en una habitación, luego a los hombres les robaron sus carteras y teléfonos móviles, y finalmente los arrodillaron y les dispararon. Las autoridades informaron que habían 8 hombres muertos, 4 mujeres heridas y que se había detenido a dos hombres como presuntos autores de los asesinatos.

Los hechos se desarrollaron en un domicilio de la colonia Constituyentes, donde 20 familiares se habían reunido para ver el partido de Tigres, el equipo local que se enfrentaba al Pachuca. Según el relato ante las autoridades de Jonathan Alberto, un superviviente de la masacre que había logrado huir:

“Uno de los hombres armados gritó: ‘¡Empiecen!’ y comenzaron a dispararnos”.

Ocho hombres de una familia mientras veían un partido de fútbol

De la veintena de personas que se habían reunido en la casa para ver el partido, ocho integrantes de la familia murieron, siete en el lugar y otro en un hospital. Las víctimas fueron identificadas como Juan Carlos Hernández Martínez, de 34 años; Juan Martínez García, de 49; Alan Martínez Guerrero, de 26; Constantino Hilarión Martínez García, de 38; Federico Martínez García, de 47; Guadalupe Martínez, de 46; Jesús Torres Romo y José Sergio Flores Padilla, cuyas edades se desconocen.

Tras el salvaje ataque, las autoridades iniciaron un operativo de búsqueda y detuvieron a dos de los presuntos responsables. Uno de ellos tenía en el cuello cadenas de plata y portaba una gorra, mientras el otro tenía un pañuelo en el cuello y el cabello largo. Un tercer implicado, aún prófugo, era calvo y robusto. Los agentes de la Agencia Especial de Investigación detuvieron en dos casas a Raúl, de 32 años, y a su cómplice, Iván Alejandro.

En el domicilio de Raúl la policía encontró un arma calibre nueve milímetros con la que pudieron cometerse los asesinatos. El procurador Bernardo Gónzalez, quien afirmó que se había iniciado la investigación, negó que los hechos estuvieran relacionados con una disputa entre integrantes del crimen organizado declarando “Esto es un hecho aislado”.

Deja tu comentario