Polos de la luna no siempre han estado en el mismo lugar

Depósitos de hidrógeno situados en regiones opuestas de la Luna pueden haber modificado el equilibrio lunar.

Polos de la luna no tienen dirección fija

Los polos de la Luna no siempre han estado en el mismo lugar en sus 4,6 millones de años.

Dos depósitos de hidrógeno descubiertos recientemente, indican que los polos de la luna no siempre han estado en el mismo lugar, para ser más exactos la Luna una vez giró sobre un eje diferente al que gira hoy en día. Según una investigación publicada en la revista Nature, los polos de la Luna han cambiado a lo largo de sus 4,6 millones de años con una variación en el eje de rotación de unos seis grados. Este nuevo hallazgo ofrece más información sobre uno de los misterios más antiguos que existían sobre la Luna.

A finales de los años 90, la NASA en una misión llamada Lunar Prospector envió una sonda espacial con el objetivo de investigar las regiones polares de la Luna. La nave espacial provista de instrumentos científicos, estuvo cerca de un año obteniendo información sobre la superficie de la luna y estudiando recursos como el hidrógeno y el oxígeno, así como midiendo los campos magnéticos y gravitatorios para comprender mejor cómo el satélite de la Tierra fue evolucionando.

Polos de la luna no siempre han estado en el mismo lugar.

Según el investigador Matt Siegler y su equipo de colaboradores del Instituto de Ciencia Planetaria en Tucson (Arizona), esos antiguos depósitos de hielo marcan la zona donde solían estar los polos. Estos depósitos fueron formados probablemente por el agua helada que surcaba por los lugares sombreados en los que estuvieron situados los polos. Los depósitos están en lados opuestos de la luna, y el desplazamiento contemporáneo de los polos cercano a los 6 grados como ya comentamos anteriormente, puede ser conectado por una línea recta trazada a través del centro de la luna.

Quizás te interese: Encontrada enorme reserva de agua en el espacio.

Siegler y su equipo llegaron a la conclusión que la anomalía térmica existente por debajo de la región volcánica llamada Procellarum (un mar de magma ubicado en la zona más próxima de la Luna), modificó el eje de rotación del satélite de la Tierra. El co-autor de este estudio, James Tuttle Keane, explicó para finalizar que “Este tipo de cambio en los polos no es una exclusividad de la Luna, nosotros vemos en ese sentido evidencias similares a la Tierra.”

Quizás te interese: Los astrónomos captan la onda de choque de una supernova.

Deja tu comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here