El simulador de muerte llega a la realidad virtual

Morir quemado es una atracción en Xintiandi, China, donde podremos sentir cómo es morir incinerado, la parte positiva es que volveremos a nacer a través de un túnel de látex.

El simulador de muerte es una atracción que está teniendo un gran éxito en China

No nos cansamos de decir que la realidad virtual es el futuro, tanto en juegos como en simuladores e incluso en medicina, hasta la fecha casi todas las marcas relevantes en materia de tecnología ya han anunciado el lanzamiento de cascos o gafas de realidad virtual, tenemos el Oculus Rift, Htc Vive, Google Cardboard, PlayStation VR y las Samsung Gear VR, por ahora, es de suponer que vayan saliendo muchos más dispositivos de realidad virtual.

En China han ido más allá ofreciendo más que realidad virtual mediante unas gafas, parece que se divierten de otras maneras y han decidido apostar por un simulador de realidad virtual algo macabra, lo más “bonito” de todo es que se trata de un simulador de muerte. Este simulador en cuestión se llama Xinglai (renacido en chino) y está siendo todo un éxito en el país oriental, en Shanghai ha habido todo un aluvión de personas que han querido probarlo en un parque de atracciones en el distrito de Xintiandi.

En este simulador, atracción o lo que sea, nos pedirán que nos acostemos en una especie de cama metálica tal cuál colocan a los cadáveres para proceder a la incineración, sí, habéis leído bien, esta atracción nos llevará a sentir la increíble sensación de morir quemado como si fuéramos un cadáver, sentiremos como va subiendo la temperatura hasta que nos hagan creer que hemos muerto, luego saldremos por una especie de túnel de látex que simulará el haber renacido o reencarnado en nosotros mismos otra vez.

Quizás te interese leer: Traje para la realidad virtual que trae un mundo de sensaciones

En todo el proceso de cremación podremos ver, como si estuviéramos observando nuestra propia muerte, cómo nos vamos introduciendo en el horno, siempre en primera persona para que la experiencia sea lo más real posible. Los creadores de esta atracción han declarado que el objetivo de este simulador es que recapacitemos sobre nuestra vida y que perdamos el miedo a morir.

Si estáis interesados en probar este simulador tan sólo tendréis que viajar a China y pagar 68 dólares, unos 60 euros por sentir cómo es morir incinerado en un horno funerario. No se vosotros pero yo prefiero gastarme este dinero en algo mucho más placentero.

Relacionado: Chronos para Oculus Rift ya tiene fecha de lanzamiento, el 28 de Marzo

Deja tu comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here