Sálvame Diario y Deluxe ya tienen los días contados para la audiencia

Los nefastos datos de cuota de pantalla de Sálvame Diario y Sálvame Deluxe tienen un significado muy claro, ambos programas tienen los días contados para la audiencia.

Sálvame Diario y Sálvame Deluxe se encuentran en la situación más delicada  de su trayectoria en televisión

Sálvame Diario y Sálvame Deluxe siguen dando titulares a cual peor, en esta ocasión por la mala relación que muestran en cada programa tanto los colaboradores como los presentadores.

Los malos resultados, con unos datos cada vez peores en audiencia, han desembocado en la bajada de sueldo general y el nerviosismo entre todos los que conforman el universo Sálvame.

Mediaset harta de ver que su programa estrella se ha convertido en un gallinero sin jefe, ha llamado al orden intentando rebajar la tensión que se ha creado en plató. Sin embargo lejos de aplacar los ánimos, ante cualquier pequeño roce se arma una discusión, esta vez le ha tocado a Paz Padilla, más en el punto de mira que nunca.

La presentadora es quien últimamente está teniendo más discusiones con prácticamente todos sus compañeros, algo que ha causado alarma en la dirección del programa que estudia la posibilidad de terminar su contrato.

No corren buenos tiempos para el imperio Sálvame, la constante lucha por la audiencia a cualquier precio les está pasando factura, la falta de rigor en sus noticias, los constantes montajes con personajes del mismo programa y personajes públicos creados por ellos mismo han hartado a la audiencia, que divisan un formato agotado y sin sentido.

El Karma parece que se está cebando con la “cadena alegre”, que sin cansancio restregaban su liderazgo ante su máxima competidora a quien apodaban la “cadena triste”, no es otra que Antena3, el problema es que muchos millones de espectadores ven otras cadenas, ya que la programación de Telecinco no les es atractiva. Sin darse cuenta llamaban a esos espectadores “tristes”, no es un buen marketing publicitario.

Ahora, y tras perder el liderato en la audiencia de Diciembre, el nerviosismo se ha apoderado de todo el imperio Sálvame, se han convertido ahora ellos en la “cadena triste”?, una programación llena de despropósitos sin sentido, programas sin contenido ni novedades, auto publicidad machacante a todas horas, es decir “siempre lo mismo”.

Lo que está pasando en Sálvame Diario y Sálvame Deluxe es un fiel reflejo de los que pasa tanto en los despachos como en los pasillos de Telecinco, rumores, discusiones y la búsqueda de culpables de la situación actual de la cadena, con muchos gastos de producción que no compensan la inversión publicitaria, con el consiguiente recorte en las ganancias de quienes hasta ahora se habían forrado gracias a la audiencia que en su día los encumbró.

Los mismo personajes creados por Sálvame Diario se creyeron estrellas intocables, dedicados a llenar el bolsillo, sin darse cuenta de que poco a poco iban defraudando y aburriendo a la audiencia explotando temas personales.

Ahora le toca decidir a la cadena qué hacer con el universo Sálvame, la audiencia ya lo tiene claro, Sálvame Diario y Sálvame Deluxe tiene los días contados.