Se desata el pánico y la violencia en Malaui ante una oleada de vampiros

Se desata el pánico y la violencia en Malaui ante una oleada de vampiros

Al menos seis personas han sido linchadas en un ola de violencia desatada en este país, ubicado en el sur del continente africano.

La ONU decidió ayer lunes retirar al personal que tiene desplegado en dos distritos de la parte sur de Malaui, después de que seis personas fueran linchadas por una ola de violencia desatada causada por el miedo a los vampiros. Malaui, ubicado en el sur del continente africano, es un país donde las supersticiones están a la orden del día. Esta no es la primera vez que ocurre un suceso del mismo tipo en Malaui, ya que en el año 2002 también hubo una escalada de violencia provocada por el pánico a los vampiros.

Debido a que este tipo de creencias populares están muy arraigadas siempre han existido rumores sobre la supuesta presencia de vampiros, por lo que los incidentes relacionados con este tema suelen ser habituales. De hecho los distritos de Phalombe y Mulanje, lugares donde estaba alojado el personal, son zonas donde se han extendido “las historias de chupasangres y de la posible existencia de vampiros”. Según la información de la policía, las seis personas fallecidas hasta el momento fueron acusadas de beber sangre humana durante ceremonias de magia negra realizadas en el último mes.

  • El Museo Forense de Bangkok exhibe fetos humanos y cadáveres como método científico.

Se desata el pánico y la violencia en Malaui ante una oleada de vampiros

El portavoz de la policía de Malaui, James Kadadzera, confirmó además que los fallecidos fueron linchados en tres lugares distintos del distrito de Mulanje. En uno de los incidentes dos personas fueron linchadas por que “se sospechaba que bebían sangre”, mientras que en otro de los incidentes se linchó a un hombre por ser un presunto cómplice de los “bebedores de sangre”.

“No existe ninguna prueba de la existencia de estos bebedores de sangre y nadie se ha quejado a la policía. Han querido tomar la justicia en sus manos”.

Florence Rolle, coordinadora en funciones de la ONU, ha confirmado a través de un correo electrónico que “parte del personal ha sido reubicado, mientras que otras personas aún están en los distritos, en función de las ubicaciones de sus trabajos”.

Deja tu comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here