Científicos rompen el misterio de cómo las ondas magnéticas calientan las capas externas del sol

Se rompe el misterio de cómo las ondas magnéticas calientan el sol

Los resultados de la investigación abren una nueva ventana para estudiar este fenómeno en generadores de energía o aparatos de diagnóstico médico

Científicos de la Queen University de Belfast han liderado un equipo internacional en el innovador descubrimiento de como las ondas magnéticas que chocan contra el astro rey, son la clave para calentar las capas externas del sol y propulsar el viento solar. El sol es la fuente de energía que sustenta toda la vida en la Tierra, pero aún se desconoce mucha información sobre el. Sin embargo, un grupo de investigadores de esta universidad ha desbloqueado algunos misterios, dentro de un trabajo de investigación publicado en Nature Physics.

El ingeniero y físico sueco Hannes Alfvén predijo en el año 1942 la existencia de un nuevo tipo de onda debido al magnetismo que actúa sobre un plasma, teoría con la que consiguió ganar el Premio Nobel de Física de 1970. Desde su predicción, las ondas de Alfvén se han asociado con un variedad de fuentes, incluidos los reactores nucleares, la nube de gas que envuelve a los cometas, experimentos de laboratorio, imágenes de MRI médicas y en la atmósfera de nuestra estrella más cercana, el sol.

Se rompe el misterio de cómo las ondas magnéticas calientan el sol
Imagen de Queen’s University Belfast.

Los científicos han sugerido durante muchos años que estas ondas podían desempeñar un papel importante en el mantenimiento de las temperaturas extremadamente altas del sol, pero hasta ahora no se había podido demostrar. Durante todo este tiempo los científicos manejaron la hipótesis de que las ondas de Alfvén viajan hacia arriba desde la superficie solar para romperse en las capas superiores, liberando así enormes cantidades de energía en la forma de calor. De hecho en los últimos 10 años, los científicos han podido demostrar que las ondas existen, pero hasta ahora no había una evidencia de que tuvieran la capacidad de convertir su movimiento en calor.

“En Queen’s, hemos liderado un equipo para detectar e identificar el calor producido por las ondas de Alfvén en una mancha solar. Esta teoría fue predicha hace unos 75 años, pero ahora tenemos la prueba por primera vez. Nuestra investigación abre un nuevo camino. para entender cómo este fenómeno podría funcionar en otras áreas, como generadores de energía o aparatos de diagnóstico médico.”.

Deja tu comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here