New Musical Express: El fin de una era de exceso, drogas y rock & roll

La revista musical NME se despide de su edición en papel

New Musical Express cierra su publicación en papel después de 66 años, aunque continua con su edición digital

La desaparición de la histórica revista musical británica NME – aunque continúa digitalmente, no es lo mismo – es el final de una era. New Musical Express es una de esas revistas por las que que sus lectores, personas mayores de 30 años y con un gusto decente por la música, tienen un gran apego emocional. Consiguió embotellar la excitante escena musical, caleidoscópica y desenfrenada y la llevó hasta nuestras habitaciones. La música, y quienes la hicieron, significaban mucho y todavía lo hacen. Durante su apogeo, la música fue también la expresión más emocionante de una cultura juvenil que, al menos en algún momento, estaba cambiando dentro de la sociedad británica. New Musical Express era una entrada a ese mundo.

Imagínense, si pueden, un tiempo antes de que las estrellas de la música transmitieran muchos de sus pensamientos absurdos a través de las redes sociales. Imaginen por un momento en el que tengamos una idea de las vidas de los escritores que fueron increíblemente entretenidas y, a menudo tan obstinadas como las estrellas a las que estaban entrevistando. Cuando lo que sabíamos sobre nuestros ídolos no eran viejas noticias en media hora, y la gente compraba revistas.

Mucho antes de que la música rock llegara a la prensa convencional y a la televisión musical, y muchísimo antes de la llegada de Internet, NME era uno de los únicos medios donde se podía encontrar información sobre bandas, o incluso, algunas veces, para ver cómo se veían estas. Aunque es cierto que existían en el mercado otras revistas musicales, NME estaba considerada la reina.

La revista musical NME se despide de su edición en papel

Además de dar noticias sobre los artistas, sus escritores se acercaron lo suficiente a las bandas para dar una idea de sus mundos. En los días de gloria, los acompañaban de gira durante semanas siendo testigos de todo y, a menudo, participando del lado más salvaje del rock & roll. Nick Kent, uno de sus legendarios escritores, estuvo con David Bowie, los Rolling Stones e Iggy Pop. Como resultado, las personas que escribían en NME fueron idolatrados casi tanto como las estrellas sobre las que escribieron.

Danny Baker, Danny Kelly, David Quantick, Julie Burchill, Paul Morley, Steve Lamacq y Tony Parsons, fueron algunos de los nombres que dejaron huella en sus páginas. El apogeo comenzó con el auge del rock & roll de la década de 1960, se prolongó durante la década de 1970 hasta los días indie y el acid house de los años 80, y alimentó al Britpop durante los años 90.

Continuó en este siglo  XXI, pero el poder de las estrellas y la mística de muchos de los artistas disminuyó. Hubo un acceso más restringido y una mayor presión comercial.

Deja tu comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here