La cultura manga en Japón una de la más afectadas por la piratería en Internet

La cultura manga una de la más afectadas por la piratería en Internet

La cultura manga japonesa es una de las industrias más duramente afectadas por la piratería en Internet

El enorme negocio establecido en Japón alrededor de la cultura manga, es sin duda una de los más afectados por la piratería en Internet. En medio de la creciente cantidad de lectores de e-comics, algunos free-riders permiten que los visitantes lean el manga pirateado en línea sin cargo, mientras se llenan los bolsillos con los ingresos publicitarios. La proliferación de teléfonos inteligentes y tabletas permite a las personas leer e-comics en cualquier lugar y en cualquier momento. Uno de los sitios web de piratería manga más notorio en Japón atrajo la friolera de 174 millones de visitantes en el mes de marzo, que la convierte en la 25º web más concurrida de Japón según la herramienta de análisis SimilarWeb.

El rápido crecimiento de los sitios web de piratería ha impulsado a las editoriales y al gobierno a hacer campaña contra ella, con la esperanza de proteger uno de los artículos de exportación cultural más famosos de Japón. Sin embargo, hasta el momento no han encontrado una solución al problema. Según la consejera de la Oficina Central de Estrategia de Propiedad Intelectual de la Oficina del Gabinete, Orie Kishimoto, realizar copias ilegales obviamente viola la ley de derechos de autor, pero tomar medidas ante ello no es tan fácil:

“El sitio web de piratería más famoso de Japón adopta la forma de una “web sanguijuela”, en la que se agregan enlaces a manga, música, vídeos y otros archivos cargados en otros sitios web”.

La cultura manga una de la más afectadas por la piratería en Internet

Kishimoto afirma que el gobierno japonés ha tomado una serie de medidas, pero “aún no se ha encontrado una solución definitiva”. Desde el Ministerio de Economía, Comercio e Industria se lanzó el mes pasado una campaña – en la que también participan China y Corea del Sur – para pedir a las personas que no accedan a los sitios web piratas. Aún así, según Kishimoto esto es algo complicado:

“Es difícil hacer que las personas nos escuchen sin nombrar sitios web ilegales reales. Si lo hacemos, eso haría que más personas conozcan esos sitios web y, como resultado, más personas podrán acceder a ellos”.

Sin una solución a la vista para erradicar la piratería de manga y la pérdida de millones cada año, el secretario en jefe del Gabinete, Yoshihide Suga, afirmó el mes pasado que el gobierno considerará medidas más proactivas, entre las que se incluye el bloqueo del acceso a los sitios web piratas. Sin embargo, algunos críticos ya han advertido que cerrar el acceso a un determinado sitio web violaría el artículo 21 de la Constitución.

Según una investigación encargada por el Ministerio de Economía, Comercio e Industria y publicada en 2014, el daño causado por los cómics pirateados al mercado japonés del manga puede haber alcanzado los 50 billones de yenes.

Deja tu comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here