Los productores de Broadway de ‘Matar a un ruiseñor’, contrarrestan la demanda de los herederos de Harper Lee

Productores de Broadway de 'Matar a un ruiseñor' contrarrestan a los herederos de Harper Lee

Una nueva demanda alega que la adaptación de Aaron Sorkin podría tener que descartarse, por presuntas diferencias entre la obra de teatro y la novela

En un drama judicial a la altura de la novela, los productores de la primera adaptación de Broadway de “Matar a un ruiseñor” de Harper Lee, contrarrestan la demanda presentada por los herederos de la autora estadounidense. Han ofrecido realizar la obra de teatro, para que un juez pueda demostrar que esta si es fiel al libro después de que el estado afirmara lo contrario. La compañía Rudinplay del productor de Hollywood, Scott Rudin, presentó una contrademanda de 10 millones de dólares ayer lunes 16 de abril, justo un mes después de que el estado estableciera una acción legal para detener la producción.

En la demanda se afirma que el guión del escritor ganador del Oscar, Aaron Sorkin, se desvía demasiado de la novela de 1960 sobre las relaciones raciales en el sur de los Estados Unidos. El estreno de la obra estaba previsto para el 13 de diciembre de este año en Nueva York, pero esta demanda, según los documentos judiciales presentados por Rudinplay: “impiden que la obra se pueda estrenar según lo programado .. y a menos que esta disputa se resuelva en el futuro inmediato, la obra será cancelada”.

Productores de Broadway de 'Matar a un ruiseñor' contrarrestan a los herederos de Harper Lee

Según un informe del New York Times, en la demanda se añade además que; “Los inversores no están dispuestos a invertir millones de dólares en una nube”. Tras solicitar que se desestime esa demanda, la contrademanda acusa a la representante inmobiliaria Tonja B Carter, de no oponerse al guión hasta seis meses después de haber sido presentada al agente literario de Lee en agosto de 2017. En la contrademanda, Rudinplay declara que Carter no tiene la autoridad para actuar en nombre de la herencia de Lee. El papel de Carter en el legado de la autora ha sido controvertido desde la publicación de la secuela de ‘Matar a un ruiseñor¡, ‘Go, set a watchman’, un manuscrito que Carter dijo que había descubierto en una caja de seguridad.

Según se afirma en esa contrademanda, el acuerdo no otorgó a la Sra. Lee derechos de aprobación sobre el guión de la obra, y mucho menos le dio el derecho de pretender editar líneas de diálogo individuales:

“Ciertamente no otorgó esos derechos a la Sra. Carter, que no es autora, editora, agente literaria o crítica, y no tiene ninguna experiencia conocida en teatro o escritura”.

En la contrademanda de Rudinplay, los productores ofrecieron realizar su adaptación en el palacio de justicia con un reparto completo, incluido el actor Jeff Daniels como Atticus Finch, para que un juez pudiera determinar si la obra se apartaba del espíritu de la novela.

Deja tu comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here